Los operarios abandonan la obra de las rampas ante el recrudecimiento de la presión vecinal

no reanudarán las tareas hasta que el ayuntamiento garantice su seguridad
El Ayuntamiento, que ayer desplegó una docena de policías para proteger la obra, pide de nuevo más ayuda de la Ertzaintza

Los operarios de la empresa Eba, encargada de acondicionar el cantón de San Francisco Javier para la instalación de las polémicas rampas mecánicas del Casco Viejo, decidieron ayer por la tarde paralizar nuevamente su actividad después de que las protestas vecinales se recrudecieran a lo largo de la jornada. La presencia de una docena de agentes municipales junto a las vallas que dan a la calle Cuchillería fue constante, lo que no mermó los ánimos de los detractores del proyecto, que protagonizaron una cacerolada ininterrumpida desde primeras horas de la mañana.

Los responsables de la empresa mantuvieron una reunión con los representantes del sindicato CCOO antes de decidir cesar en su actividad “hasta que se garantice la seguridad de los operarios”. Los trabajadores se quejaron de haber recibido el impacto de globos de agua mientras trabajaban, así como continuos insultos y amenazas por parte de los opositores al plan promovido por el Ayuntamiento. La situación, no obstante, no se reproduce en el cantón de la Soledad, lugar en el que los trabajadores mantendrán su ritmo de trabajo de forma habitual.

“Exigimos que las autoridades pongan todo su empeño en garantizar la seguridad de los trabajadores. No se entiende cómo un grupo reducido puede estar desde las nueve hasta las siete, día tras día, acosando a los trabajadores y que eso no conlleve ningún tipo de actuación policial o judicial, máxime en una ciudad como Vitoria, en la que dejas el coche en doble fila dos minutos y se lo lleva la grúa”, manifestaron ayer los representantes de CCOO.

Por su parte, los integrantes de las plataformas vecinales que ayer intensificaron sus protestas contra las rampas al protagonizar una intensa y multitudinaria cacerolada, negaron las acusaciones de “hostigamiento” realizadas por los trabajadores. “No se está amenazando a los trabajadores, porque no tenemos nada en contra de ellos. Sólo queremos denunciar la actitud oscurantista y vergonzosa del Ayuntamiento, que se escuda en que el proyecto cumple la Ley de Accesibilidad únicamente porque fue aprobado antes de que el Gobierno Vasco la promulgara”, declararon.

La jornada de ayer estuvo marcada por la calma tensa. Los agentes municipales sólo intervinieron para evitar la colocación de una pancarta con el lema “Rampas no. Alde Zaharra Bizirik” y aunque identificaron a sus portadores no se produjeron arrestos.

Los portavoces del Ayuntamiento, que aseguraron que las obras “avanzaron mucho” a lo largo de ayer y que las zanjas ya han sido ejecutadas, indicaron que de cara a los próximos días pedirán más apoyo de la Ertzaintza, ya que ayer “sólo había un agente autonómico de paisano en la zona”. Interior del Gobierno Vasco confirmó que apoyará a la Policía Local “en lo que necesite”.

mas: DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: